JUAN PABLO QUIROZ

Fotoperiodista con casi 20 años de carrera.
En búsqueda del momento perfecto.

Juan Pablo Quiroz es un nombre destacado en el área de espectáculos. Su ojo agudo lo ha llevado a destacarse en el ambiente de la fotografía de conciertos en vivo, convirtiéndose en sinónimo de calidad.

Su carrera empezó en el año 2000, cuando cubrió la presentación del guitarrista Joe Satriani en el Estadio Chile. De ahí en adelante, ha capturado con su lente a figuras como Beastie Boys, Chris Cornell y Pearl Jam y se convirtió en titular del staff del equipo de fotografía Lollapalooza Chile en 2013; quizás el certamen más potente de la frenquisia. También publicó una serie de libros titulada “Concierto visual” y recinetemente el libro de fotografías para “Puro Chile” de TVN . Pero su fascinación por este mundo vino de mucho antes, cuando se encontraba estudiando Publicidad: “me llamó mucho la atención en ese momento, en particular las fotos de prensa, así que me cambié de carrera y me puse a estudiar periodismo en horario vespertino. Tuve que hacer la práctica en el año 1998 en El Mercurio, y me llamó la atención la fotografía musical porque no había nadie en ese entonces que se especializara en esa área”, especifica Quiroz. “Mi editor de ese entonces me decía que no había futuro en esto, pero ahora cuando conversamos, se da cuenta de lo equivocado que estaba”, apunta.

Muchos de los profesionales que se desarrollan actualmente en la fotografía musical también son fanáticos, y no temen en esconderlo. Quiroz explica que este balance es complejo, “pero una vez que lo dominas, entras en un proceso de trance, todo lo que pasa a tu alrededor no importa mucho, solo importa que saques la foto”. De todas maneras, señala que los conciertos que considera los más importantes de su carrera son los que lo han marcado de forma personal. “Supera a lo profesional, porque si bien esto es un oficio, uno le mete mucha alma a esto. El primer show de Stone Temple Pilots en Chile me gustó muchísimo. También, pude fotografiar al Gato Alquinta de Los Jaivas en Concepción, en un festival que se llamaba Rock al sur del mundo, que fue un registro análogo. Ver al Gato con su pelo blanco y su pañuelo al viento, fue increíble, fue precioso ese concierto. Esos son los que me han impactado más, aunque, por supuesto, Roger Waters con el show de The Wall fue impresionante. En el lado más crudo, también me gustó el primero de Queens of the Stone Age, en Maquinaria; el baterista de ese entonces, Joey Castillo, era un gigante y necesitaba dos roadies que le afirmaran la batería”.

¿Qué es lo que distingue a Juan Pablo Quiroz de otros fotógrafos musicales? “Ya no hago fotografías verticales, solo horizontales que emulan al formato del cine, 16 a 9, lo cual hace pensar, hace componer y observar más. Muchas veces no parto disparando, a la vieja escuela, sin ráfaga y una sola toma. Creo que ese es un muy buen ejercicio, porque la tecnología te genera un cierto grado de comodidad, con 4, 8, hasta 16 tomas por segundo, y abandonar ese confort con solo un disparo en raw es interesante”.

Juan Pablo Quiroz se ha desempeñado como fotógrafo tanto en medios como en forma independiente y además se ha interesado por el área del audio, inclinándose por la grabación de sesiones en vivo para. “Trato de enfocarme en las raíces del proyecto, más que en la inmediatez -explica en referencia a sus preferencias laborales- y en la fotografía hago de todo, musical, editorial, y creo que soy bien obrero. El trabajo es trabajo”, sentencia el fotógrafo, con una filosofía intachable.

Créditos: María de los Angeles Cerda / Rockaxis Chile